Su pedido

5 maneras de reducir el desperdicio de comida en tus viajes

 

1 de noviembre de 2023

 

Te bajas del tren la primera noche de vacaciones y te ruge el estómago. 

 

Te sientas en un restaurante, pides unos cuantos platos y disfrutas de cada bocado, hasta que, de repente, te das cuenta de que ya no puedes más y aún te queda mucha comida en el plato. 

 

¿Te suena esta situación? Casi todo el mundo ha vivido alguna vez la experiencia de desperdiciar comida en sus viajes. 

 

De hecho, el desperdicio de comida es un problema generalizado. Solo en la Unión Europea, cada año se generan más de 58 millones de toneladas de desechos alimentarios, según datos de la Comisión Europea. 

 

«Cada día, en todas las comunidades del planeta, se tira a la basura comida en perfecto estado», afirma Hunter Halder, fundador y presidente de REFOOD, un movimiento dirigido por voluntarios que se dedica a tratar de reducir el desperdicio de comida y a dar de comer a las personas necesitadas. «En esas mismas comunidades, hay personas que pasan hambre o padecen falta de seguridad alimentaria».

 

Además, el desperdicio de alimentos representa aproximadamente el 16 % de las emisiones totales de gases de efecto invernadero del sistema alimentario de la Unión Europea, según la Comisión Europea.  

 

«Si el desperdicio de alimentos fuera un Estado miembro, sería el quinto mayor emisor de emisiones de GEI», señala la página de preguntas frecuentes sobre el desperdicio de alimentos de la Comisión Europea. 

 

Afortunadamente, hay pequeños cambios que podemos hacer para reducir la cantidad de comida desperdiciada en nuestros viajes. 

 

A continuación, te ofrecemos algunos consejos que puedes tener en cuenta en tu próximo viaje. 

Rachel Schnalzer

Senior Content Writer

Exterior de un restaurante en el barrio de Trastévere de Roma, Italia

 

Vacía la nevera y la despensa antes de salir de viaje

 

¿Alguna vez has vuelto de un viaje y has encontrado verduras en mal estado en la nevera y pan duro en la despensa? 

 

Si es así, no te ha pasado solo a ti. Un estudio reciente revela que los hogares generan nada menos que el 54 % de los desechos alimentarios de la Unión Europea.   

 

La misión de evitar el desperdicio de alimentos mientras viajas comienza incluso antes de salir hacia la estación de tren. En los días previos a un viaje, planifica tus comidas, reduce las compras de comestibles y haz un esfuerzo por comer cualquier alimento que tengas en casa que pueda caducar mientras estés fuera. 

 

Pide una pequeña cantidad de platos variados

 

¿Quieres saber una forma sencilla de reducir el desperdicio de alimentos? Cuando vayas a cenar en un restaurante durante tus viajes, «no pidas más de lo que puedes comer», explica Halder. 

 

Pero esto es más fácil de decir que de hacer, sobre todo cuando los viajeros se enfrentan a una multitud de platos desconocidos que les gustaría probar durante su viaje. Es por eso que Ana Morgado, directora adjunta de operaciones de Intrepid Travel, recomienda a amigos y familiares que viajen juntos pedir una pequeña muestra de platos para compartir y pedir más si siguen teniendo hambre después de acabarse los primeros platos.  

 

«Mi consejo es pedir un poco de todo, para que todo el mundo pueda probar un poco de todo», dice. «Después, si todavía tenemos hambre, siempre podemos pedir algo más».

 

Mete en la maleta alguna fiambrera para poder llevarte la comida sobrante

 

A pesar de tus buenas intenciones, puede pasarte alguna vez que te quede comida en el plato y ya no puedas más. En casos como este, resulta útil contar con una o dos fiambreras para poder llevarse comida y disfrutarla más tarde. 

 

«Algunos restaurantes no tienen bolsas para llevarse la comida. En esos casos, es muy útil traer tus propias fiambreras», afirma Frederico Ramos, un voluntario de REFOOD. 

 

Esta estrategia puede ayudar tanto al planeta como a tu bolsillo: en lugar de tener que dedicar un poco más de tiempo y dinero para una comida rápida de camino a la estación de tren cuando te dirijas a tu próximo destino, podrás aprovechar las sobras mientras tu aventura continúa. 

 

Practica buenos hábitos de compra de alimentos  

 

Ir a un mercado o a una tienda de alimentación mientras se viaja puede ser una forma estupenda de ahorrar dinero en comidas y, al mismo tiempo, adentrarse en las culturas locales. Cuando vayas a comprar comida, ten en cuenta los siguientes hábitos que recomienda la Comisión Europea para evitar comprar más de lo que podrás comer durante tu viaje: 

 

 

  • Crea una lista de la compra con antelación. Esto también puede ayudarle a hacer un seguimiento de las especialidades locales que te gustaría probar en tu viaje.  
  • Si es posible, evita hacer la compra cuando tengas hambre. Comprar con el estómago lleno puede ayudarte a ir más despacio y a disfrutar más de la experiencia de comprar en un lugar nuevo.
  • A veces, las frutas y verduras «imperfectas» son más baratas en mercados y tiendas. Comprar productos de aspecto imperfecto (pero de buena calidad) que podrían quedarse sin vender puede permitirte ahorrar dinero al mismo tiempo que ayudas a reducir el desperdicio de alimentos.

 

Busca dónde donar alimentos

 

Mientras planificas tu viaje, vale la pena investigar si los destinos que visitas tienen organizaciones que aceptan donaciones de comida de particulares. 

 

Por ejemplo, REFOOD acepta alimentos sellados individualmente y sin abrir. «En los centros REFOOD, sabemos que la comida no se desperdicia, sino que se almacena en buenas condiciones y se entrega a personas necesitadas», explica Marta Sousa Mendes, de REFOOD, por correo electrónico. 

 

Si localizas organizaciones que acepten donaciones de comida de particulares, puede ser útil marcarlas en tu mapa para que puedas encontrarlas fácilmente. 

 

«Con la información y la planificación adecuadas, podemos marcar la diferencia», afirma Mendes.

 

Mantente al día con Interrail