Su pedido

Oferta limitada: haz que tu Pase sea 100•% reembolsable de forma GRATUITA con Plus. Cómpralo ahora →

:
:
:
Días
Horas
Minutos
Segundos

Cómo afrontar la cuarentena

Colegas de Eurail comparten sus estrategias para afrontar el confinamiento

 

¿Sientes curiosidad por ver cómo estamos pasando el tiempo en casa y qué hacemos para estar en contacto con nuestros seres queridos? Algunos de nuestros encantadores colegas de Eurail de todo el mundo (¡tenemos más de 40 nacionalidades en la oficina!) han querido compartir con nosotros sus estrategias para afrontar el confinamiento. Desde cocinar platos deliciosos a viajar de forma virtual, estamos seguros de que encontrarás algo que te inspirará.

testimonial-slavena

Slavena (becaria de contenido online)

 

He empezado a hacer una lista de los lugares y países de Europa que quiero visitar con un Pase Interrail. Al trabajar desde casa sin duda me ha resultado mucho más fácil elaborar una lista muy completa. Los lugares que he añadido hasta ahora son:

 

  • Lisboa, Portugal
  • La Riviera Francesa
  • Copenhague, Dinamarca
  • Fin de semana en Luxemburgo
  • ¡y muchas más!

 

Además, puesto que en los Países Bajos todavía podemos salir a pasear, he decidido calmar mis ansias de viaje visitando zonas de mi ciudad (Arnhem) en las que nunca había estado. Se puede decir que es la versión de cuarentena de la búsqueda del tesoro.

 

¿Quieres inspirarte y apuntar más destinos en tu lista de lugares que visitar, como ha hecho Slavena? ¡Échales un vistazo a nuestros itinerarios inspiradores!

¡Haz clic en las fotos para encontrar inspiración!

 

testimonial-Zsofia

Zsófia (departamento de marketing por correo electrónico)

 

Me gusta cocinar. Siempre que me apetece recordar los sabores de Hungría, cocino un plato con algunos de los ingredientes más típicos: mucha cebolla, pimentón dulce y crema agria.

 

Tanto si el plato termina siendo una sopa, un estofado (sí, ¡podría ser goulash!) o cualquier otra cosa, me ayuda a visitar a mis padres y mi tierra dos veces en mi cabeza: al cocinar y al saborear el plato final.

 

¿Te apetece soñar con Hungría a ti también? A continuación encontrarás una de mis recetas tradicionales preferidas: Lecsó (se pronuncia "leh-choh").

 

El Lecsó es un sencillo guiso de verduras elaborado con tomates, pimientos puntiagudos, cebollas y pimentón dulce húngaro. Normalmente se come acompañado de pan blanco fresco. En Hungría, la gente normalmente come algo ligero, como este plato, para cenar, ya que la comida más fuerte del día suele ser el almuerzo.

 

Lecsó tradicional húngaro

Lecsó - guiso de tomate y pimentón (para 4 personas)

 

Tiempo de preparación: 25-30 min

 

Ingredientes:
1,5 kg de pimientos (puntiagudos) cortados en forma de anillas
3 cebollas grandes cortadas en rodajas
4-5 tomates grandes picados
1 cucharada de pimentón dulce en polvo (mejor si es húngaro)
manteca de cerdo (receta tradicional) o aceite vegetal

 

1. En una sartén grande, saltea las cebollas con un poco de aceite hasta que se vuelvan transparentes (8-10 min). Asegúrate de cocinarlas, sin freírlas ni quemarlas, hasta que tengan una textura suave.

 

Este es el truco para cocinar con pimentón. Este paso no aparece en muchas recetas en español de este plato, pero es el que marca la diferencia a la hora de preparar cualquier plato que lleve pimentón. Si nos saltamos este paso, no podremos notar el sabor dulce del pimentón y podríamos acabar decepcionados con el resultado final. Aquí lo tienes: hay que disolver el pimentón en aceite o grasa para sacarle el máximo sabor. Acuérdate de aplicar este truco siempre que cocines algo que lleve pimentón. Sin embargo, hay una forma específica de hacerlo. La explicaré en el siguiente paso de la receta.

 

2. Cuando las cebollas estén suaves, añade el pimentón a la sartén caliente, remuévelo todo durante 2-3 segundos y quita la sartén del fuego. Hay que darse prisa ya que, si quemamos el pimentón, tendrá un sabor amargo.

 

3. Añadimos los pimientos picados, con algo de sal, cubrimos la sartén con una tapa y lo cocinamos a fuego lento durante unos 15 minutos, removiendo de vez en cuando. Si vemos que se empieza a pegar al fondo de la sartén, bajamos la temperatura o añadimos un poco de agua (1-2 cucharadas) para evitar que se queme.

 

4. Cuando se hayan ablandado los pimientos, añadimos los tomates picados y lo cocinamos todo a fuego lento durante 15 minutos más.

 

El resultado final es un estofado de textura suave. Sírvelo con pan blanco o añádele huevos revueltos al emplatarlo para darle un toque diferente. Sin embargo, mi forma favorita de comerlo es la típica de las regiones del este de Hungría: con crema agria (puedes sustituirla por crema fresca o yogur) y plan blanco crujiente.  

Y algunas ideas más:

¡Haz clic en las fotos para encontrar inspiración!

 

Nadine (Responsable de marketing)

 

El 7 de abril comenzó el #100dayproject, un proyecto de arte gratuito que se desarrolla completamente online y en el que gente de todo el mundo se dedica a explorar su creatividad durante 100 días.

 

Ahora que no tendré que desplazarme hasta la oficina durante al menos buena parte de los 100 próximos días, mi objetivo es escribir un relato corto inspirado en un momento que comparta con mi hija cada día. Hasta ahora, plasmar recuerdos con ella en un papel había sido mi gran asignatura pendiente, así que el periodo de cuarentena parece un buen momento para empezar :-)