Su pedido

Coronavirus (COVID-19) - Para recibir todas las novedades y la información de viaje más reciente, visita nuestro ​Centro de información del coronavirus.

:
:
:
Días
Horas
Minutos
Segundos

5 things that happen when you travel without a plan

 

Planificar el viaje perfecto puede resultar muy divertido y puede ser importante que tu viaje tenga cierta estructura para que no se te olvide nada. Sin embargo, viajar requiere flexibilidad. La mayor parte de las veces siempre hay algo que no sale tal y como se había planeado. Al principio puede ser frustrante, pero a menudo los mejores recuerdos de nuestros viajes corresponden con esas situaciones en las que tenemos que improvisar. Te presentamos algunas cosas que suceden cuando te dejas llevar y te decides a viajar sin un plan concreto. Tenlas en cuenta si te da la sensación de que estás planificando en exceso tu próximo viaje.

cafe-lugano

1. Descubres lugares de los que nunca habías oído hablar

 

A veces, al decidir viajar sin plan, puedes bajarte del tren cada vez que veas algo que te llama la atención. Si no tienes prisa para ir de un sitio a otro, ¿por qué no haces varias paradas por el camino y visitas lugares únicos de los que nunca habías oído hablar?

 

Puede que decidas visitar un encantador pueblecito con una coqueta plaza o simplemente quieras dar una vuelta sin rumbo fijo para descubrir secretos escondidos en lugares que ya creías conocer.

girl-on-train-looking-out-of-the-window

2. Puedes cambiar de planes si cambias de opinión

 

En ocasiones te apetece disfrutar del barullo de la ciudad y otras veces sientes que necesitas espacio para disfrutar del aire puro de la montaña. Cuando no decides todo tu itinerario con antelación, puedes escoger adónde ir según lo que te apetezca en cada momento.

 

¿Te apetece un poco de sofisticación? Puedes visitar la capital de la moda y disfrutar de una jornada de tiendas ¿Quieres pasear por la naturaleza? Siempre hay alguna ruta cerca. ¿El tiempo no acompaña para hacer algo que tenías pensado? Siempre puedes cambiar de plan.

lucerne-station

3. Dejas de preocuparte por el tiempo

 

¿Has perdido el tren? ¿No has tenido tiempo de ver todo lo que querías? Si tienes flexibilidad, no pasa nada.

 

Puedes volver una vez más a esa heladería increíble o hacer una parada, rumbo a la estación de tren, para visitar el último monumento que te queda por ver.Si llegas al tren que tenías pensado coger, ¡genial! Si no, ya pasará otro pronto. Mientras tanto, siempre puedes admirar la arquitectura de la estación o dejarte hipnotizar por los coloridos trenes que van y vienen.

friends-sitting-canal

4. Tus nuevos amigos serán tus guías

 

Cuando viajas sin un plan, dejas la puerta abierta a la espontaneidad. Parece como si fueras un imán para nuevas experiencias. A veces, esto puede ser a través de nuevos amigos. Cuando conoces a alguien mientras viajas, no solo podéis compartir consejos de viaje sino que podéis vivir experiencias inolvidables juntos.

 

Si no tienes un itinerario fijo, no hay nada que te impida quedarte un día o dos más en un destino concreto, ya sea para acompañar a unos amigos en una excursión o para explorar la parte menos conocida de la ciudad que nunca habrías descubierto por tu cuenta.

almeria-garden

5. Alimentarás tu curiosidad sin parar

 

Seguramente recuerdas aquella vez que viste de reojo una calle que te llamaba la atención pero no pudiste explorarla porque tenías que ir a algún otro sitio. O quizás tenías un itinerario muy estricto y no encontraste tiempo para subir a aquella colina con vistas espectaculares de la ciudad.

 

Cuando viajas sin planes, tus únicas limitaciones serán las limitaciones de tu curiosidad. No tienes que preocuparte por perderte algo que te habría gustado ver, puesto que no hay nada que te impida hacer lo que te apetezca.

Prepárate para perderte

 

Europa tiene un sinfín de oportunidades para los viajeros flexibles a los que les gusta improvisar. Échale un vistazo a nuestros otros consejos para ayudarte a preparar tu próxima aventura por Europa.